Navegar Itinerarios (6 total)

Galería de personajes

ace_8.jpg

En este itinerario se ofrece un repaso a la figura y la obra de personajes clave en la historia de las interacciones entre China y España en los siglos XIX y primera mitad del XX. Se trata de personajes de perfiles muy diversos, literatos, viajeros, diplomáticos, empresarios, misioneros, algunos de los cuales participan en diversas de estas clasificaciones.

Dada la escasa y débil presencia diplomática española en China, las interacciones con China serán casi siempre una cuestión individual, a cargo de personajes que tejieron una red de relaciones internacionales a la par que mantenían vivos contactos con España.

[Los itinerarios del Archivo China-España están en construcción.]

China en la España de la primera mitad del siglo XX

ace_41.jpg

La cultura y el imaginario chinos son recurrentes en diferentes ámbitos de la sociedad española del siglo XX, que incluyen la arquitectura y las artes, la publicidad, la política, la cultura popular, etc. Asimismo, hasta la dictadura del General Franco, las relaciones políticas entre España y la joven República no son tan escasas como parece. La numerosa presencia de misioneros españoles en China contribuye a la difusión de un imaginario particular, el de la China pagana, que permea fiestas populares y eventos como las exposiciones universales. Por su parte, las artes, a menudo recibiendo y adaptando textos extranjeros, alimentan una visión exótica y simbolista de China.

También se constata la presencia de migrantes chinos en España en fechas tempranas, hecho que la prensa recoge con curiosidad.

[Los itinerarios del Archivo China-España están en construcción.]

Conexiones en el Comunismo internacional

ace_caricatura.jpg

La coincidencia en el tiempo de la Guerra Civil española (1936-1939) y la guerra sino-japonesa, que se inició formalmente en 1937, así como la identificación en el fascismo de un enemigo común, sirvió para hermanar los conflictos bélicos de España y China.

Esta simultaniedad temporal facilitó además que luchadores, periodistas e intelectuales que visitaron la España en guerra se desplazaran a continuación a China, como en el caso de los estudiantes chinos que la prensa republicana celebró o en el del fotógrafo Robert Capa, afianzando así conexiones y solidaridades intelectuales y políticas.

[Los itinerarios del Archivo China-España están en construcción.]

Las misiones de China

ace_cristianos21.PNG

Que los grandes establecimientos religiosos dedicados a la formación de misioneros para Asia (el de los dominicos en Ocaña, Toledo, el de los agustinos en Valladolid, el de los recoletos en Monteagudo) quedaran extentos de la desamortización de 1837 ya da cuenta de la importancia de esta empresa, también a nivel de estado y de su siempre precaria administración colonial. En las primeras décadas del siglo XX, la gran masa pagana de China deviene un gran destino misional. Además de la predicación y la conversión y de servicios educativos y sanitarios, los principales objetivos de las misiones serán la formación de catequistas y sacerdotes nativos y la creación de orfanatos para niñas abandonadas, las Santas Infancias. Asimismo, ya sea en las distintas publicaciones periódicas como en libros especializados, los misioneros españoles se convirtieron en grandes difusores de la realidad cultural, social y económica de China en España.

Durante este periodo, y hasta la expulsión definitiva de los religiosos extranjeros con el advenimiento de la República Popular, las misiones estarán casi permamentemente en riesgo, siendo objeto de ataques por parte de movimientos anti-extranjeros, como en 1900, o de los distintos ejércitos y grupos de bandoleros que combaten durante los años posteriores a la precaria fundación de la República.

Las diferentes órdenes religiosas (agustinos, agustinos recoletos, dominicos, franciscanos, jesuitas, claretianos), algunas con una larga tradición misional en Asia oriental, obtendrán del Vaticano jurisdicciones para desarrollar su labor pero también surgirán proyectos entre los sacerdotes seculares, como el del Instituto Misional para la China.

[Los itinerarios del Archivo China-España están en construcción.]

Españoles en Shanghai

ace_156.jpg
Además de los misioneros repartidos por diferentes provincias y del siempre exiguo personal de la Legación de Beijing, la presencia española en China se concentra en los más importantes puertos comerciales, como Hankou, Amoy y muy significativamente, Shanghai, donde las concesiones extranjeras ofrecen el entorno más propicio para la actividad económica.
 
Formado por un grupo heterogéneo de personas, de orígenes y posición económica muy dispares, las elites de la colectividad española en Shanghai tratarán de establecerse en tanto que comunidad o "colonia", si bien la repercusión de estos intentos fue puntual y anecdótica. 

[Los itinerarios del Archivo China-España están en construcción.]

La China Qing descubre a España

ace_542.jpg

El siglo XIX representa el primer momento en que en China circulan noticias detalladas sobre el mundo español, especialmente a partir de la Segunda Guerra del Opio y el tratado de Nanjing (1842). El gobierno Qing y sus funcionarios e intelectuales necesitan conocer mejor al desafío que ha supuesto la llegada de los grandes imperios europeos. Ello explica la aparición y circulación de diversas obras sobre la geografía y la historia de los países occidentales, algunos de los cuales dedican un espacio a hablar de España.

Tras la Segunda Guerra del Opio y el tratado de Tianjin (1860), los viajes de funcionarios Qing al extranjero comenzarán a ser frecuentes. Algunos de ellos visitarán España, y en algunos casos dejarán testimonio escrito de sus impresiones en la Península. Este proceso de generación de noticias y conocimiento culminará a final de siglo con la creación de la embajada china en Madrid.